El Huevo Rey

¡¡¡Hola amiga y amigo de COCINA DE TO2!!!

Sé que los pequeños de la casa a veces son renuentes a comer verduras, las cuales aportan minerales y vitaminas necesarias para su organismo. Por eso te traigo hoy esta original propuesta que, te ayudará a que al pequeñín de la casa en su mundo de fantacías le empiecen a gustar las verduras.

Recuerda siempre que al final de la historia hay consejos útiles para ti.

Hoy te traigo esta propuesta:

EL HUEVO REY

Había una vez un huevo que quería ser rey,  pero había nacido en una granja entre muchas gallinas que también tenían muchos huevos por lo que, aquel huevo con aspiraciones de rey pasó inadvertido y no tuvo más remedio que seguir en la banda transportadora de huevos de la granja que lo llevaría hasta un un centro de empaque y luego de ahí iría en un camión de huevos a un supermercado, donde sería comprado por alguna persona que se lo llevaría a casa para, su consumo.

Ya estando en uno de los estantes del supermercado el huevo escuchó una voz de un niño que andaba de compra con su mamá. El pequeño le decía a su mamá mientras con su dedito índice señalaba hacia los paquetes de huevos:

  • _ «Mila» mama, yo «quielo» «vevo»
  • Y la mamá le decía:
  • _Papito no debes comer tanto huevo, también hay que comer verduras.
  • Y el ñino:
  • _»Vedula» no, «vedula» no, no me gusta la «vedula».

El huevo que quería ser rey al oír aquella pequeña discusión entre madre e hijo. Empezó a dar salticos en su estuche  para llamar la atención de ellos. La mamá al ver el huevo moviéndose pensó que este tenía algo dentro, lo tomó y se lo acercó a su oído derecho y en eso el huevo le dijo en voz baja, para que el niño no escuchara:

  • _ Señora mamá cómpreme cómpreme ahora y lléveme a casa, compre también tomates, pepinos y berenjenas.
«_Fijese bien Señora, tomates, pepinos y berenjena».

La señora al oir aquello se quedó anonadada pensaba que se estaba volviendo loca debido al estrés diario y tuvo la intención de regresar a aquel huevito mágico al estante de nuevo. Pero antes que esto sucediera, el huevo le dijo.

  • _No, no Señora mamá, Usted no está loca. Yo soy el huevo que quiere ser rey. La quiero ayudar con eso de que a su pequeño no le gustan las verduras y así usted no tendrá tanto estrés con la alimentación de su hijo.

La mamá al escuchar aquella oferta tan tentativa y mirando a su pequeño hijo que insistía en la compra de huevos.  Tomó al niño de la manito y le dijo.

  • _Mira Papito, aquí tengo un huevito que quiere ser rey y desea irse a casa con nosotros. Pero también dice que para ser rey necesita que compremos verduras.
  • – ¿»Vedula»?

Preguntó el niño entrecruzando los deditos de sus manos indeciso y contrariado.

La mamá colocó el huevo en el carrito pequeño de la compra del niño y por momentos en la cáscara de aquel huevo mágico y ante la mirada alegre del niño, se dibujaba un tomate, luego un pepino, una berenjena y otras muchas verduras mientras el huevo decía:

  • _Yo soy el huevo que quiere ser rey y pronto lo seré frito en el plato de este pequeñin entre tomates, pepinos y berejenas, que son las «vedulas» que necesito para, ser Rey y que me gustan mucho.

El niño al oir aquello y dando saltos de alegría le dijo a la mamá.

  • _ Mami mami «compa» «vedula» pa’ «vevo» «ley» y pa’ mi. Yo «también» «quelo» «sel» «ley».

(_Mami, mami compra verduras para el huevo rey y para mi. Yo también quiero ser rey.)

Y así fue como mamá e hijo se fueron a la casa con las verduras y aquel huevito mágico, que al caer frito en el plato y verse entre tomates pepinos y berenjenas, se convirtió en Rey con una reluciente corona de Ketuchup.

El Huevo Rey con su corona de Kechut entre tomates, pepinos y berenjena enpanizada.

Para preparar la berenjenas empanizadas visita este enlace:http://cocinadeto2.com/berenjena-empanizada/

CONSEJOS CULINARIOS

  1. – Es aconsejable rociar el tomate y el pepino con un poquito de azúcar blanca, luego aceite natural y muy poca sal para ir acostumbrando el paladar a de los niños pequeños a los nuevos sabores.
  2. – Cuando prepares el huevo rey, trata de que te quede con la llama bien amarillita para despertar más la atención y el apetito de los niños.
  3. – El huevo rey también lo puedes prepara para los adultos usando algo más de condomentos. La corona en este caso la puedes hacer de salsa de chile.
Salsa de Chile de Vietnam.

La historia de El Huevo Rey es original mía. Te puede servir de base para hacerle a tus niños tus propias historias.

Recibe un calido abrazo de COCINA DE TO2.

Si te gusto esta propuesta házmelo saber en los comentarios para elaborar otras en esa línea para los más pequeños de la casa.

Jorgéluis